HTA y obesidad

HIPERTENSIÓN ARTERIAL


HTA Y OBESIDAD

¿Es frecuente la asociación hipertensión-obesidad?

La frecuencia de aparición de hipertensión arterial entre las personas obesas es entre 2-3 veces mayor que entre las que se encuentren dentro de su peso ideal. A su vez, entre los hipertensos la frecuencia de obesos es mucho mayor.

¿Influye el peso en la tensión arterial?

A medida que aumenta el peso se elevan las cifras de presión arterial y esto es mucho más evidente en los menores de 40 años y en las mujeres.

El descenso de la tensión arterial conseguido al perder peso se pierde si este se recupera y es independiente de que se reduzca o no el consumo de sal.

¿Es importante la distribución de la grasa corporal?

La distribución de la grasa corporal influye en el pronóstico de la enfermedad.

Si se distribuye principalmente en el tronco y el abdomen, el riesgo de enfermedad cardiovascular será mayor que si se acumula principalmente en caderas, muslos y nalgas.

¿Por qué es importante que pierda peso el hipertenso obeso?

La reducción de peso es uno de los factores más importantes del tratamiento de la hipertensión arterial, es más, en muchos pacientes constituye el único tratamiento, no siendo necesario añadir medicación.

Una pérdida de 3-4 Kg, aunque no se alcance el peso ideal, repercute de forma importante en:

  • Control de la tensión arterial.
  • Mejora la respuesta del tratamiento farmacológico de la hipertensión.
  • Mejora la tolerancia a la glucosa.
  • Colabora a regular los niveles de colesterol y ácido úrico.
  • Facilita el trabajo cardíaco y la respiración.

DECÁLOGO PARA HACER UNA DIETA CORRECTAMENTE

  • Antes de empezar un régimen alimenticio, debe consultar con un profesional titulado y especializado.
  • Intente conocer la causa de su aumento de peso, si bien es verdad que la herencia es importante y existen patologías que también pueden causarlo, no olvide que la causa más frecuente son los malos hábitos dietéticos.
  • Elija el momento oportuno para iniciar la dieta, es importante el estado de ánimo para ponerla en práctica y eso sólo lo conoce usted.
  • Seleccione la dieta que más coincida con sus gustos personales, no se fíe de las dietas mágicas.
  • Cuando decida ponerla en práctica no se la salte por ningún motivo, una aceituna o una almendra pueden ser motivo de fracaso, no consiguiendo alcanzar el peso deseado.
  • No utilice la comida como válvula de escape de ningún problema, no sólo no va a solucionar, sino que va a añadir uno nuevo al que ya tenía.
  • Es importante acompañar siempre a la dieta, ejercicio físico para así aumentar el gasto energético, para lo cual sirve cualquier tipo de actividad física como puede ser caminar o subir y bajar escaleras.
  • Coma tranquilamente, mastique despacio y no haga otras cosas mientras come (por ejemplo ver la tele). Evite el exceso de reposo después de las comidas.
  • Duerma una media de 8 horas diarias. Descansar bien es imprescindible para aguantar el ritmo de una dieta de adelgazamiento.
  • Motívese continuamente, recuerde que está a dieta porque quiere hacerlo y que es un acto voluntario por su parte.